AGROCAMPUSTAJE-ULL

Representante del Equipo: Lorena Pérez González
Otros Miembros del Equipo: Silvia del Carmen Domínguez Doreste, Carlos Jiménez Martínez
Titulación: Grado, Otros
Grado/s: Grado en Diseño, Grado en Economía, Grado en Geografía y Ordenación del Territorio, Grado en Ingeniería Agrícola y del Medio Rural, Grado en Maestro en Educación Primaria

Descripción del problema

La obligatoriedad de la separación en origen para su tratamiento, de la fracción orgánica de los residuos de competencia municipal para el 31/12/2023, de acuerdo a la Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular (7/2022).
Los suelos de Canarias sufren un elevado riesgo de desertificación (70%). Aportar materia orgánica es clave para revertirla.

El reconocimiento de los profesionales del sector primario como potenciales gestores autorizados de biorresiduos de competencia municipal mediante la modalidad de agrocompostaje de acuerdo al Proyecto de Orden Ministerial por la que se establecen las normas generales para la exención de autorización del tratamiento de residuos biodegradables mediante compostaje doméstico, comunitario y agrario (3/2023).
Nuevos yacimientos de empleo y rentas complementarias ligadas al agrocompostaje de RSM, para aquellas iniciativas ligadas al sector primario, especialmente en el marco de la Economía Social y Solidaria.
Hacer del agrocompostaje una herramienta de aprovechamiento de insumos orgánicos de origen local y alta calidad que, en otras circunstancias, se desaprovecharían por ser enterrados en vertederos, generando metano y emisiones de CO2 ligadas al transporte y tipo de tratamiento.
Los suelos ricos en compost tienen la capacidad de retener agua, reduciendo la necesidad de riego.
El compostaje podría ayudar a reducir un 65% la huella de carbono de la gestión de residuos, como “sumideros de carbono” para la compensación de emisiones de empresas e instituciones, ante el marco legal emergente.
Mejora de la competitividad al reducir la importación y el gasto de fertilizantes nitrogenados (que han aumentado un 110% desde 2019), resiliencia y la autosuficiencia alimentaria de la agricultura del territorio.

Con ello, se identifica la necesidad por ley de la ULL de gestionar los biorresiduos generados a través del agrocompostaje, beneficiando iniciativas de economía social y solidaria que, después, retroalimenten a la ULL en forma de productos frescos ecológicos.

Propuesta de solución

AGROCAMPUSTAJE-ULL es un sistema de gestión de los biorresiduos generados en los campus universitarios y otras áreas urbanas, aplicando técnicas de compostaje del sector agrícola para su conversión en compost, un material que mejora la calidad, fertilidad, estructura y retención de agua de los suelos agrícolas. Esto reduce significativamente la cantidad de residuos transportados a vertederos, su impacto ambiental y económico, promoviendo prácticas más sostenibles y eficientes. Amplía y dignifica la cartera de servicios de los profesionales del sector primario y el cumplimiento de la Ley de Residuos.
El servicio fomenta el desarrollo local comunitario gestionado por entidades de Economía Social y Solidaria mediante contratos reservados, produciendo y comercializando, además, hortalizas ecológicas en sus propias fincas que sirven después en cafeterías, comedores y residencias universitarias. Se fomenta, a su vez, la mejora de la calidad de la alimentación, proyección de valores educativos y saludables.
Existen diferentes modalidades para adaptarse a cada casuística: a) recogida y transporte de biorresiduos de la ULL para su tratamiento en finca, optimizando su logística con la ruta de la entidad; b) tratamiento in situ en los Campus en un espacio adecuado habilitado para ello, mediante la inserción de personas en situación de vulnerabilidad social. Esto permite generar empleo (2-4 personas/año) auditar y cuantificar la propia generación de biorresiduos, por vez primera, estimada en 50-70 t/año.
La fase de pilotaje se realiza en 3 centros del Campus Anchieta que actualmente carecen de separación en origen : Farmacia, Química y Biología.
Así, la Universidad impulsa la transformación ecosocial y del sector primario, consolidando un modelo ejemplar a cualquier municipio, empresa y gran generador. Además, posibilita explorar fórmulas de reciprocidad (“win-win”) para las entidades implicadas. Sistemas similares funcionan con éxito en otros contextos: Oxford University, Ayuntamiento de Larrabetzu o Restaurante Azurmendi.

¡Compártelo!