Gestión eficiente del agua en la agricultura de Canarias

Representante del Equipo: Adrián Carballo de la Rosa
Otros Miembros del Equipo: Jorge Bencomo Padilla
Titulación: Grado
Grado/s: Grado en Derecho, Grado en Geografía y Ordenación del Territorio

Descripción del problema

Una necesidad bastante “urgente” relacionada con el sector primario es la de la gestión eficiente y sostenible del agua, concretamente en el ámbito de la agricultura. Nos referimos a esta necesidad como “urgente” debido a los tiempos en los que vivimos con respecto a las altas temperaturas y sequías vividas en estos últimos años. Hay una presión sobre estos recursos hídricos que debido al cambio climático se ha acelerado en los últimos años, haciendo necesario la puesta en marcha de medidas que aseguren la disponibilidad suficiente y su uso eficiente en las producciones agrícolas. Además, a medida que crece la demanda de alimentos por el crecimiento poblacional, se intensifica la presión sobre estos recursos hídricos.

También es importante mencionar que una mala gestión del agua no solo afecta a los acuíferos, disminuyendo así la calidad del agua, sino también produce degradación del suelo e incremento de la huella de carbono. La Universidad de La Laguna publicó un estudio en el año 2022 en el que se evidenciaba que Canarias perdió casi la mitad del agua que se obtiene de los acuíferos y el mar en las redes de distribución. Además, en el desarrollo del estudio se dieron cuenta de que una parte del agua que se extrae realmente se desaprovecha, pues no toda va a los usuarios, ya que gran parte se pierde por el camino. Si se desarrollara esta propuesta, el resultado de la iniciativa no solo beneficiaría al Sector Primario, pues también tendría un impacto positivo en la seguridad alimentaria y la conservación de los recursos naturales.

Propuesta de solución

La solución que proponemos es la renovación de los sistemas ya existentes de riego en las islas y la integración de otras nuevas tecnologías de riego con mejoras para que sean eficientes. Si se fomenta la implementación de estos sistemas de riego modernos, como por ejemplo el riego por microaspersión, esta podría minimizar las pérdidas de aguas innecesarias al llegar directamente a las raíces de las plantas. En este caso, estas pérdidas serían menores e incluso podrían ser casi nulas, pues se minimizarían las pérdidas por escorrentías y evaporación del agua.

Esta solución, propuesta en el párrafo anterior, estaría relacionada con la instalación de sistemas de riego, esta instalación debería ir unida a la implantación de sensores de humedad del suelo y a la automatización de estos dispositivos. Usar sistemas de programación inteligente que atienden a factores, como la hora del día, temperaturas, humedad atmosférica, etc. Esta instalación de sensores (humedad del suelo, vegetación, clima…) ayudaría a que se ajustase automáticamente los sistemas de riego dependiendo de las condiciones ambientales y las necesidades hídricas de las plantaciones.

La implementación de estos sistemas de riego propuestos anteriormente en la agricultura de Canarias podría generar un importante ahorro económico significativo. Se estima que podría suponer una reducción del 30% en las pérdidas de agua y un 20% en el consumo de energía para el riego, junto con un aumento del 10% en la productividad agrícola y una reducción del 15% en los costos de mantenimiento. Por lo tanto, se esperaría un ahorro significativo en los costos totales de agua, energía y mantenimiento, además de un aumento en los ingresos por producción agrícola.

 

¡Compártelo!